Chaco13: La Feria de Arte Contemporáneo Abre sus puertas

por elmostrador.clBajo una licencia Creative Commons

love-and-hateLa Feria Chaco 2013 se realizará entre el 27 y 30 de septiembre en el Centro Cultural Estación Mapocho en Santiago de Chile, presentando grandes exponentes de lo más actual del Arte contemporáneo y uno de sus logros  es ser transversal. Este año viene cargada de novedades y con deseos de consolidar el circuito artístico en Chile, tanto en la difusión del arte propiamente tal como en la consecución de establecer un mercado de obras de arte en Chile.

home-480x295Con Irene Abujatum, directora de la Feria de arte contemporáneo Chaco, hablamos acerca de las causas que motivan esta carencia, del nivel artístico en Chile, y de cuál es el futuro a largo plazo de este evento de arte contemporáneo. En esta entrevista presentamos algunas de las obras que se exhibirán en la presente feria.

Para empezar creo que es importante aclarar qué es una feria de arte

Es una reunión de galerías de arte que presentan sus mejores propuestas frente a un mercado, a compradores. Pero en el caso de Chile no sólo a compradores, sino que también a un público más general. Pero la feria de arte tiene un sentido comercial. Como cualquier feria, de cualquier tipo, de naranjas, de verduras, de lo que sea. Eso como primera definición. Pero dada la falta de institucionalidad cultural en Chile, la feria ha venido a reemplazar ciertos vacíos culturales que no necesariamente son responsabilidad de una feria. No fue el objetivo prioritario.

En esta edición de Chaco, ¿cuáles son las secciones que cumplen ese objetivo cultural?

Están representadas las instituciones, como con la colección del Consejo de la Cultura con la Galería Gabriela Mistral, está representado en el Conservatorio, enfocado hacía el coleccionismo, que es un tema que tiene relación con el mercado y con el patrimonio.historia_sitio_web

¿La iniciativa de este Conservatorio es consecuencia de una carencia de coleccionismo en Chile?

Hacen falta muchas cosas. Pero cada año hemos puesto sobre la mesa distintos temas para conversar. Este año nos dirigimos al coleccionismo con el título “Colección, ¿en Chile?”. Porque creemos que esto es una cadena: si uno no tiene buenos museos, con buenas colecciones, es muy difícil poder entregar cultura cívica, o mostrar lo nacional. Con buenos museos vamos a generar un público, trabajo en la cadena productiva de los artistas, a curadores, críticos, editoriales, enmarcadores… y es una cadena que genera una industria. Luego hay mediadores de esta industria, los galeristas, o los dealers… Si uno de los eslabones de la cadena está débil o no funciona, el mecanismo no funciona. Nosotros nos preocupamos porque hay 16 escuelas de arte, no hay campo donde trabajar, no hay espacios donde instalar artistas jóvenes, y se ha ido cerrando en lugar de abriendo. Teniendo un poder fuerte económico en este país no hay crítica especializada en medios masivos, en los museos no hay buenas exhibiciones, no hay buenos sistemas de conservación ni de mediación para que la gente entienda de qué se trata cuando hablamos de arte. Y así. En el fondo, la tarea es muy grande, pero nosotros, aún cuando no podemos aportar todo, aportamos algunos elementos. Lo más importante de Chaco desde mi punto de vista es que es la plataforma donde las agendas se abren. Se crean asociaciones entre varios proyectos.

Obra "Terraza de Sao Paulo" de Marcos LópezObra “Terraza de Sao Paulo” de Marcos López

Acabas de citar una anomalía que existe en este país, y es que tiene un nivel económico fuerte, pero que no se vislumbra en un mercado fuerte de arte. ¿A qué crees que se debe? Recientemente en una entrevista en El Mercurio comentaste una frase muy gráfica; “Chile es un país que no se exhibe”.

Hay muchas cosas que tienen que ver, primero, cultura. Si en los últimos cuarenta años en Chile lo único de que se ha preocupado la gente es de consumir en un mall… ya ese es un hecho ineludible. Tú puedes comprarte una casa en Miami, pero comprar una obra de un chileno, que te corresponde, porque es tu deber, porque vives en un país que te ha facilitado el generar un capital y luego no lo quieres retornar, es una falta de cultura. Pero también está el hecho de que el chileno es muy ensimismado. Vivimos en una situación insular, estamos absolutamente aislados. No nos gusta exhibirnos. Me refiero a que hace cinco años era imposible que un coleccionista dijera sus nombres y apellidos. Y era aún más imposible que saliera en un diario. En cinco años hemos conseguido que al menos cuatro o cinco se atrevan a dar su nombre, su apellido y a mostrar su obra que es su “regalona”. Es un paso gigante a pesar de que, para mi gusto, es enano. No es muy importante. El arte está considerado en Chile como algo muy de elite, y que va más allá del lujo económico, sino que tiene que ver con el lujo intelectual. Cosa que en Chile no tenemos. Me pasa incluso a mí, que soy coleccionista desde que tengo 20 años. No es que sea una coleccionista formal, porque me falta educarme en la colección que yo tengo. Pero me cuesta reconocerme como coleccionista porque no me siento partícipe de la elite intelectual. Yo he visto lo que son los coleccionistas en el mundo.

Obra "Gold in the morning" de Alfredo Jaar.Obra “Gold in the morning” de Alfredo Jaar.

Y con respecto a esa experiencia en el exterior, ¿crees que también otro motivo atribuible a la falta de ventas alude a que el nivel del arte chileno es inferior al de otros países?

No. Para nada. De nuevo el ensimismamiento ha evitado que miremos más allá del ombligo. Los grandes artistas chilenos han tenido que salir de las fronteras de nuestro país para poder mirar el mundo desde otro lugar. Pero cuando te metes en el arte chileno y empiezas a descubrir lo que ha pasado, te empiezas a encontrar con unas maravillas, y una poesía, y unas joyitas que no puedes ni creerlas. Son alucinantes. Y han sido artistas que han mirado al futuro antes de que el futuro llegue. Pero para eso hay que meterse mucho. Aquí hay una joyita que no se ha descubierto, que es antimercado. Desde ese punto de vista puede ser una gran joya, porque aún no está en el mercado. Juan Pablo Langlois, por ejemplo, nunca estuvo en el circuito del mercado, pero resulta que dialoga con la obra de Camnitzer como si fueran hermanos gemelos. Yo una vez escuché algo bien absurdo, pero que con los años me está empezando a resultar certero, y es que en el fondo no haberse dejado influenciar por otras tendencias ha hecho que uno sea más natural. Yo lo encuentro ridículo, pero hoy día desde el arte, con este hecho que he ido descubriendo, y con conversaciones con otros artistas y curadores, me da a entender que ha sido muy agradable este descampado también. Porque es un lugar donde descubrir. Las galerías, que son las únicas que han hecho algo por generar mercado en el exterior, han tenido que igualar precios con los artistas chilenos, cosa que es muy compleja, porque ir a cualquier país a vender a un artista chileno que aquí no tiene precio, y doblarlo, tú ya no le puedes bajar el precio. Es muy riesgoso. Por eso nosotros, como Galería AFA, cuando salimos vamos con artistas que tengan peso específico y que tenga mercado internacional, si no no puedo ir.

Obra "La maison" de Laurent ChéhèreObra “La maison” de Laurent Chéhère

¿Cuál es la novedad que más te ilusiona de la edición de Chaco?

Estoy muy entusiasmada con el programa “Pop up Spaces”. Fue producto de un análisis. Empiezo a mirar las galerías chilenas que había en el 2009. Había más de 20. Hoy hay 10. ¡Pero cómo! Entré en una crisis, se supone que estamos para mejorar esto y resulta que estamos provocando una liquidación… Después lancé una segunda mirada. Y es una visión más darwiniana; los mejores quedan. ¿Pero si sólo hay 10 galerías funcionando, dónde está el arte?, ¿dónde están trabajando los más de 20 mil artistas que deben haber? Empecé a acordarme de los talleres de antes, y vi que había un mundo subterráneo de talleres de artistas y grupos de artistas, que han funcionado siempre en este país como un poder más fuerte, oculto, y con unas redes más particulares. Investigué todos los lugares que había y me di cuenta de que había como muchos espacios en Santiago y fuera de Santiago. Hice un mapeo grande y me contacté con 50 espacios. Subvencionamos más del 60% de esos espacios para que fueran a la feria, y buscamos una marca que apoyara este proyecto. Pero no apareció ninguna. Es que a la gente le queda grande. Le quedan grande estos conceptos. Pero vendrán, porque para nosotros la idea es cómo premiar estos espacios y conseguir que miren su gestión desde un punto de vista comercial, y cómo poder llegar más lejos.

Obra "Premonition" de Jorge Estévez

Habrá un equipo dentro de la feria que va a evaluar estos espacios y va a elegir al mejor, y ese mejor se llevará la presencia e

n un stand en la próxima feria de Chaco. La idea es que se vayan profesionalizando.

Obra “Premonition” de Jorge Estévez

¿Cuál es el proyecto a largo plazo de Chaco, teniendo en cuenta que es una feria de arte y que estamos ante un panorama en el que las ventas son muy bajas?

La Fundación Chaco está a cargo de eso. Creamos esta fundación con dos objetivos: uno es la masificación del arte, que haya más cultura, y el otro es patrimonio y coleccionismo. Por otra parte Chaco, como feria, ha creado el llamado “Grupo C”. Lleva seis meses. Son profesionales de otros rubros: ingenieros, abogados, periodistas, deportistas, que tienen ciertos deseos por lo artístico, y nos juntamos para hablar de arte contemporáneo, de conservación, visitar museos, ir a fiestas… y ahora viene Chaco y están todos listos para comprar. Van a llegar a la feria antes que los demás, saben que tienen ciertos privilegios que los demás no tienen… Tienen entre 35 y 55 años y están listos para sacar la chequera. Lo de la venta es un problema, porque no hace bien para la imagen de Chile no tener una buena venta en Chile. Para nosotros es una preocupación constante, y nos encargamos de que todo aquel al que le entregamos nuestra tarjeta V.I.P., compre. Yo estoy en plan: “¿Tú compraste? No, no compraste, ¿y te di la tarjeta V.I.P.? Pues te la voy a quitar”. Entonces la única manera de que no te la quite es que vayas a comprar algo. Sobre todo con las galerías extranjeras, que son las que tienen que vender, son las que promulgan afuera si Chile es o no es. La gente sale de la feria diciendo que Chile es un pueblo que está culturizándose. Que cada año preguntan menos tonteras, por decirlo así. Ahora, yo, con 200s compradores, yo estoy lista, no necesito más. Es una feria chica, es una feria boutique, de 30 galerías.

Fuente:elmostrador.cl, por

12689_414629715315501_605030489_nBefore the heavens open, Acrylic on canvas, Victor Castillo.

Chaco es

Chaco es un proyecto que se empieza a pensar en 2007 cuando el escenario del arte contemporáneo chileno, carecía aún de una sistematización. Como sucede a menudo, la asociatividad y la imagen de plataforma, se presentan como las únicas formas de convertir los esfuerzos de cada uno de los actores del sector – hablamos principalmente de galeristas, artistas, curadores y coleccionistas – en un desarrollo y crecimiento colectivo.

Es así como en 2009, se crea Chaco, sigla que obedece al término Chile Arte Contemporáneo. El primer año, la feria se ubica en el Club de Planeadores de Vitacura y luego, en 2010, en Casas de Lo Matta de la misma comuna, hasta llegar en 2011 al foco patrimonial de Santiago: el Centro Cultural Estación Mapocho. Es ahí donde alcanza un público de más de 43.000 personas, y se consolida como el evento cultural más importante del país, que mediante el concepto de feria boutique año tras año reúne a alrededor de 30 galerías nacionales e internacionales, que exhiben y venden obras de arte, ofreciendo una oportunidad única a los apasionados de las artes visuales.

Hoy, Chaco celebra su quinto aniversario, con la creación de la Fundación Chaco, un organismo sin fines de lucro que reúne a destacados profesionales vinculados al arte y la cultura nacional, y que busca acercar y promover la producción artística tanto en Chile como en el exterior, estableciéndose como un gestor único en el país que comunica, gestiona y piensa en torno a las artes visuales.

De esta forma, a través de los proyectos y programas culturales que ofrece la feria -Chaco se Moviliza, Concurso Entre Chaco y Finlandia, Programas VIP, Conversatorio, y Pop_Up Spaces, entre otros- no sólo se busca establecer un puente entre el mundo público y privado con las artes visuales chilenas, también se quiere promover y acercar el arte a la opinión pública y los medios de comunicación; expandir los campos educativos, incorporando en las aulas la historia del arte en Chile; generar vínculos de trabajo e intercambio entre el circuito artístico nacional e internacional; generar consciencia de filantropía y patrimonio en la sociedad chilena y, sobre todo, promover el coleccionismo privado e institucional.

www.feriachaco.cl

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s