Haciendo el Bien para el mundo | Lecciones de Innovación Social Desde Chile

Por VIVEK WADHWA via wsj.comRecámara_PWSS_1_960x236¿Por qué deberían los pobres reciben la tecnología más obsoleta cuando sus vidas se vn más afectadas por los avances en la tecnología? Si la educación y el talento puede utilizarse para hacer que las corporaciones sean aún más ricas y poderosas  ¿Por Que No ayudar a los más necesitados? Estas son preguntas que se a hecho Alfredo Zolezzi  después de alcanzar  tempranamente el éxito como científico y empresario.
8Luego que leyó un informe de las Naciones Unidas, que dice que 884 millones de personas carecen de acceso al agua potable y que 1,5 millones de niños menores de cinco años mueren cada año como resultado de el agua y las enfermedades relacionadas con el saneamiento. Él Sabía que esto era algo que la tecnología podría ayudar fácilmente aunque nadie había hecho nada al respecto, lo que lo empujó a generar una solución para este gran problema, creando el PWSS un sistema  de sanitización de agua a través de plasma, una disruptiva tecnología que busca dar acceso al agua potable a  todas las personas necesitadas del  mundo.

00Alfredo Zolezzi, del Advanced Innovation Center en Chile dedicó la primera parte de su carrera a crear productos para la industria petrolera. Alcanzó un gran éxito como emprendedor desarrollando tecnología que facilita la extracción de petróleo de pozos abandonados usando ondas de ultrasonido de alta frecuencia y alto poder. También tenía ideas sobre nuevas tecnologías que podrían reducir el costo de refinar el crudo pesado, así como su viscosidad y contenido de azufre. Zolezzi probablemente habría ganado miles de millones si las hubiera perfeccionado.

Pero en 2009 leyó que Naciones Unidas debatía una resolución para hacer del acceso al agua potable un derecho humano básico, tal como el derecho a los alimentos y a la libertad. Cuando Zolezzi investigó este tema, se dio cuenta que 884 millones de personas no tienen acceso a fuentes seguras de agua potable y que 1,5 millones de niños menores de cinco años mueren cada año a causa de enfermedades ligadas a problemas sanitarios y de agua. Los virus que se propagan a través del agua son la principal causa de enfermedades y muertes en el mundo, cobrando más de 3,4 millones de vidas cada año.

Zolezzi quedó aún más sorprendido cuando descubrió que el sufrimiento no ocurría únicamente en África Subsahariana. Un barrio pobre que visitó cerca de su hogar en Santiago de Chile tenía el mismo problema. Sus habitantes se enfermaban frecuentemente y gastaban una parte sustancial de sus ingresos en atención hospitalaria de emergencia.q

Se dio cuenta que había vivido una vida privilegiada. Creció en una familia de clase media, tuvo una buena educación y logró un gran éxito personal usando tecnología para resolver los problemas de las grandes empresas. Zolezzi dice que se dio cuenta que necesitaba usar estos dones para hacer algo por aquellos que no tienen nada.

Así que decidió cambiar su enfoque y desarrollar una tecnología que ayude a resolver el problema de la purificación del agua. Comenzó ajustando su tecnología de extracción de crudo para que eliminara contaminantes microbianos en el agua.

Zolezzi me dijo que fue motivado por una necesidad social. Pero también creyó que podía crear una compañía rentable y alcanzar el éxito.

El emprendedor y su equipo pasaron 18 meses desarrollando un sistema que convierte el agua a un estado de plasma a través de un campo eléctrico de alta intensidad y elimina el contenido microbiano a través de la electroporación, oxidación, ionización, radiación ultravioleta e infrarroja y ondas de choque.

A mediados de 2011, instalaron el sistema en el barrio marginal de Santiago que había visitado. El proceso puede verse en este video.

Escuché sobre el proyecto de Zolezzi cuando visité Chile en abril de 2012 como asesor en innovación para el gobierno del país. Cuando llegué, Rosa Reyes, líder comunitaria del barrio marginal Fundo San José, me dijo lo agradecida que estaba con Zolezzi y su equipo por transformar sus vidas. Su productividad se incrementó. Sus vecinos dejaron de pedir dinero prestado entre ellos para pagar por tratamientos médicos. Reyes dijo que el hospital local, creyendo que los pacientes estaban acudiendo a uno de sus competidores, envió un representante para preguntar por qué dejaron de frecuentar sus instalaciones.Selección_055

Esta tecnología fue probada recientemente para determinar si se ajusta a los lineamientos de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) y por la principal autoridad estadounidense de certificación y estándares de salud, NSF International. Según correos electrónicos y resultados de pruebas que Zolezzi compartió conmigo, no sólo superó los estándares más altos de NSF, sino que eliminó 100% de las bacterias y virus en las muestras altamente contaminadas que la organización analizó.

Unidades de esta tecnología de purificación de agua, suficientes para abastecer una población pequeña y que consumen menos energía que una secadora de pelo, deberían costar cerca de US$500 cuando se produzcan en masa. Una tecnología desarrollada por un equipo pequeño en Chile podría hacer mucho para resolver uno de los mayores problemas de la humanidad.

También podría ser altamente rentable.

Esta tecnología tiene aplicaciones para hogares en todo el mundo, así como en hospitales, aviones y prácticamente en cualquier lugar en donde se consuma agua. Los estadounidenses gastan US$12.000 millones cada año en agua embotellada porque no confían en el agua de sus grifos. Este costoso líquido a menudo tiene un contenido bacteriano más alto que el agua del grifo. Los consumidores estarían dispuestos a comprar un aditivo para sus filtros de agua que les garantice 100% de pureza. Este podría ser fácilmente un negocio multimillonario.

Hacer algo que beneficie a la sociedad y crear un negocio que cambie al mundo y sea rentable no es algo incompatible. Esta podría ser la mejor forma para que los emprendedores alcancen su paz y felicidad en un mundo lleno de contrastes.

 

Por Vivek Wadhwa

Fuente: Una lección desde Chile

Selección_057

– See more at: http://lukkin.com/status/37636/0ac0bf23-0224-4c4f-b4ee-07b11818fa99#sthash.p1TiKNyf.dpuf

ffAlfredo Zolezzi, del Advanced Innovation Center en Chile dedicó la primera parte de su carrera a crear productos para la industria petrolera. Alcanzó un gran éxito como emprendedor desarrollando tecnología que facilita la extracción de petróleo de pozos abandonados usando ondas de ultrasonido de alta frecuencia y alto poder. También tenía ideas sobre nuevas tecnologías que podrían reducir el costo de refinar el crudo pesado, así como su viscosidad y contenido de azufre. Zolezzi probablemente habría ganado miles de millones si las hubiera perfeccionado.

Pero en 2009 leyó que Naciones Unidas debatía una resolución para hacer del acceso al agua potable un derecho humano básico, tal como el derecho a los alimentos y a la libertad. Cuando Zolezzi investigó este tema, se dio cuenta que 884 millones de personas no tienen acceso a fuentes seguras de agua potable y que 1,5 millones de niños menores de cinco años mueren cada año a causa de enfermedades ligadas a problemas sanitarios y de agua. Los virus que se propagan a través del agua son la principal causa de enfermedades y muertes en el mundo, cobrando más de 3,4 millones de vidas cada año.

Zolezzi quedó aún más sorprendido cuando descubrió que el sufrimiento no ocurría únicamente en África Subsahariana. Un barrio pobre que visitó cerca de su hogar en Santiago de Chile tenía el mismo problema. Sus habitantes se enfermaban frecuentemente y gastaban una parte sustancial de sus ingresos en atención hospitalaria de emergencia.

Se dio cuenta que había vivido una vida privilegiada. Creció en una familia de clase media, tuvo una buena educación y logró un gran éxito personal usando tecnología para resolver los problemas de las grandes empresas. Zolezzi dice que se dio cuenta que necesitaba usar estos dones para hacer algo por aquellos que no tienen nada.

Así que decidió cambiar su enfoque y desarrollar una tecnología que ayude a resolver el problema de la purificación del agua. Comenzó ajustando su tecnología de extracción de crudo para que eliminara contaminantes microbianos en el agua.

Zolezzi me dijo que fue motivado por una necesidad social. Pero también creyó que podía crear una compañía rentable y alcanzar el éxito.

El emprendedor y su equipo pasaron 18 meses desarrollando un sistema que convierte el agua a un estado de plasma a través de un campo eléctrico de alta intensidad y elimina el contenido microbiano a través de la electroporación, oxidación, ionización, radiación ultravioleta e infrarroja y ondas de choque.

A mediados de 2011, instalaron el sistema en el barrio marginal de Santiago que había visitado. El proceso puede verse en este video.

Escuché sobre el proyecto de Zolezzi cuando visité Chile en abril de 2012 como asesor en innovación para el gobierno del país. Cuando llegué, Rosa Reyes, líder comunitaria del barrio marginal Fundo San José, me dijo lo agradecida que estaba con Zolezzi y su equipo por transformar sus vidas. Su productividad se incrementó. Sus vecinos dejaron de pedir dinero prestado entre ellos para pagar por tratamientos médicos. Reyes dijo que el hospital local, creyendo que los pacientes estaban acudiendo a uno de sus competidores, envió un representante para preguntar por qué dejaron de frecuentar sus instalaciones.

Esta tecnología fue probada recientemente para determinar si se ajusta a los lineamientos de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) y por la principal autoridad estadounidense de certificación y estándares de salud, NSF International. Según correos electrónicos y resultados de pruebas que Zolezzi compartió conmigo, no sólo superó los estándares más altos de NSF, sino que eliminó 100% de las bacterias y virus en las muestras altamente contaminadas que la organización analizó.

Unidades de esta tecnología de purificación de agua, suficientes para abastecer una población pequeña y que consumen menos energía que una secadora de pelo, deberían costar cerca de US$500 cuando se produzcan en masa. Una tecnología desarrollada por un equipo pequeño en Chile podría hacer mucho para resolver uno de los mayores problemas de la humanidad.

También podría ser altamente rentable.

Esta tecnología tiene aplicaciones para hogares en todo el mundo, así como en hospitales, aviones y prácticamente en cualquier lugar en donde se consuma agua. Los estadounidenses gastan US$12.000 millones cada año en agua embotellada porque no confían en el agua de sus grifos. Este costoso líquido a menudo tiene un contenido bacteriano más alto que el agua del grifo. Los consumidores estarían dispuestos a comprar un aditivo para sus filtros de agua que les garantice 100% de pureza. Este podría ser fácilmente un negocio multimillonario.

Hacer algo que beneficie a la sociedad y crear un negocio que cambie al mundo y sea rentable no es algo incompatible. Esta podría ser la mejor forma para que los emprendedores alcancen su paz y felicidad en un mundo lleno de contrastes.

 

Vivek Wadhwa

Fuente: Una lección desde Chile

– See more at: http://lukkin.com/status/37636/0ac0bf23-0224-4c4f-b4ee-07b11818fa99#sthash.p1TiKNyf.dpuf

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s